Sobre el procedimiento para la designación de consejeros electorales en los organismos locales del país

Sobre el procedimiento para la designación de consejeros electorales en los organismos locales del país
13 julio, 2014 Strategia Electoral

Explicarse que pasó en el país en los últimos meses es necesario para comprender por qué el hoy Instituto Nacional Electoral (INE) tiene que realizar impecables, minuciosos, certeros y transparentes procesos para designar a quienes ocuparán los 224 cargos de consejeros electorales de los 32 órganos electorales locales en el país (7 por entidad federativa, de los cuales 1 será el consejero presidente).

La reciente entrada en vigor de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales el pasado 24 de mayo, activó la nueva responsabilidad que la constitución federal asigna al INE, y por la cual le encomienda designar, y llegado el caso remover del cargo, a los consejeros integrantes del órgano superior de decisión de los órganos electorales locales, hoy llamados genéricamente en esa ley: organismos públicos locales.

¿Cómo serán designados?, la Ley General establece, en un solo artículo, las directrices que el Consejo General del INE debe observar para realizar las designaciones: emitir una convocatoria por entidad federativa en la que se establezca el procedimiento; conformar una Comisión integrada por cuatro consejeros electorales, que tenga a su cargo el desarrollo, vigilancia y conducción del procedimiento de designación, y que presente al Consejo General las propuestas de candidatos, denominada Comisión de Vinculación con los Organismos Públicos Locales; y finalmente, aprobar por mayoría de al menos ocho votos en el Consejo General a los designados.

El procedimiento para realizar las designaciones no está en la ley, el INE debe definirlo. La Ley únicamente establece algunas previsiones, y deja a la autoridad nacional electoral la responsabilidad de expedir lo necesario para establecerlo.

Para llevar a cabo esa delicada encomienda, el pasado 6 de junio el INE emitió un acuerdo por el que aprueba lineamientos para llevar a cabo la designación de consejeros presidentes y consejeros electorales de los organismos electorales locales, y designó a los integrantes de la Comisión de Vinculación con los Organismos Públicos Locales. La definitividad de estos lineamientos aún está por conocerse, pues de ser impugnados, pueden ser confirmados o ser modificados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, por ser la instancia que revisa los actos de autoridad que emite el INE.

En los lineamientos, se establece el procedimiento a seguir, y se reparten de manera puntual las responsabilidades en los órganos del INE que intervendrán en las distintas fases del mismo, se precisa cuál será la intervención de los partidos políticos y de los representantes del poder legislativo federal -no hay que olvidar que forman parte del Consejo General del INE y que la Ley General no limitó su participación en la Comisión encargada de la conducción del procedimiento-, se establecen las etapas o fases del procedimiento, se reiteran los requisitos legales que deben cubrir los aspirantes, se indica la documentación para acreditar los requisitos, así como los aspectos que los consejeros electorales del órgano nacional valorarán y que serán tomados en cuenta para escoger a quienes deben ocupar esos cargos. De manera que las personas interesadas en ocupar esos cargos pueden desde ya conocer los pormenores del procedimiento y empezar a prepararse para el momento en que inicien los procedimientos respectivos.

Los órganos del INE que de acuerdo con los lineamientos intervendrán de manera específica en las designaciones son: el Consejo General, la Comisión de Vinculación con los Organismos Públicos Locales, la Secretaría del Consejo, la Dirección Ejecutiva de Organización Electoral, la Unidad Técnica de Vinculación con los Organismos Públicos Locales (aún no creada), las Juntas Locales y las Distritales.

El procedimiento iniciará, formalmente, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación de la convocatoria que apruebe el Consejo General del INE. La inscripción de los aspirantes empezará diez días después de la publicación de la convocatoria y hasta el día que señale la misma. Los aspirantes se podrán inscribir y hacer entrega de la documentación que acredite que cumplen requisitos en la oficina local del INE en cada entidad federativa o bien ante la Secretaría del Consejo General.

Concluido el periodo de registro de aspirantes, inicia la fase sustantiva del procedimiento, esto es, la de valoración y selección de los mejor evaluados -por los miembros de la Comisión-. Los aspirantes que cumplan los requisitos legales deberán presentar un examen y un ensayo, cuyos resultados serán tomados en cuenta al momento de valorar su idoneidad y capacidad para el cargo. El examen podrá ser formulado y aplicado por el INE o bien encomendarse a una institución de educación superior, de investigación o de evaluación. Lo mismo para la realización y valoración de los ensayos.

Una vez que se tiene el universo de los aspirantes que cumplieron requisitos y que presentaron examen y evaluación -y sus respectivas calificaciones-, la Comisión debe llevar a cabo deliberaciones para evaluar la idoneidad y el perfil de cada uno, y elaborar las listas con los mejor evaluados, para presentar al pleno del Consejo General para su votación y correspondiente designación.

En la valoración curricular los consejeros electorales del INE considerarán: la historia profesional y laboral, las aptitudes profesionales, la participación en actividades cívicas y sociales y la experiencia de los aspirantes en materia electoral, es decir, sus méritos técnicos y trayectorias.

A los partidos políticos y a los representantes del poder legislativo federal les serán entregadas éstas listas – además de ser miembros del Consejo General, como ya se indicó, la Ley General considera la participación de los partidos políticos en todas las comisiones permanentes del Consejo General, con excepción de las del Servicio Profesional Electoral Nacional, Quejas y Denuncias, y Fiscalización-, con la finalidad de que planteen por escrito las observaciones y comentarios que consideren convenientes.

Una vez concluido el plazo para que los representantes de los partidos políticos y del poder legislativo federal presenten observaciones, la Comisión deberá seleccionar una lista de cinco candidatos por cada cargo para realizar las entrevistas. Es decir, para las designaciones que deben realizarse este año, los Consejeros Electorales nacionales podrán entrevistar a 35 aspirantes por entidad federativa.

A la conclusión del periodo de entrevistas, la Comisión deberá elaborar una sola lista con los nombres de los candidatos a ocupar la totalidad de los cargos (7 por entidad federativa), o bien una lista de 5 candidatos para el caso de que solo se requiera hacer un nombramiento para cubrir una vacante, para someterla a consideración del Consejo General del INE con una anticipación no menor a 72 horas previas a la sesión que corresponda.

¿Cuándo deben realizarse las designaciones? La ley general de instituciones y procedimientos electorales dispuso en los artículos transitorios que en las entidades federativas con proceso electoral local, cuya jornada se realice en 2015, esto es, en forma coincidente con las elecciones intermedias federales, los procesos de selección deben estar concluidos a más tardar el 30 de septiembre de 2014, para el resto de las entidades federativas las designaciones deben realizarse con antelación al inicio del siguiente proceso electoral. Por lo que al menos, al 30 de septiembre de 2014, deben quedar hechas las designaciones en 17 entidades federativas.

El actual mecanismo para designar a los consejeros electorales locales es producto del pacto al que llegaron actores políticos y legisladores durante el proceso de modificación constitucional que concluyó con la publicación de la reforma constitucional el 10 de febrero de 2014, para atender las acusaciones que denuncian la intervención y control, sobre todo, de mandatarios y fuerzas políticas locales, de consejeros, de los procesos y de los resultados electorales locales.

La decisión de que sea el INE quien realice las designaciones pretende tutelar la independencia y la imparcialidad de quienes ocupen los cargos. Se antepone la especialidad, lo técnico a lo político. Por ello, de manera destacada, los lineamientos establecen que ningún aspirante podrá sostener comunicación de ningún tipo ni entrevistarse en privado con algún consejero electoral integrante de la Comisión o del Consejo General.

Por ello, y para asegurar que el procedimiento sea minucioso y transparente el Consejo General dispuso que cada una de las etapas sea pública. La transparencia se materializará mediante la publicidad de la información que se genere respecto de cada una de las fases de los procedimientos, en el portal del Instituto y por los demás medios que determine la Comisión.

El cambio en el mecanismo de designación – el INE en lugar de los congresos locales quien designe a los consejeros-, busca “blindar” los procedimientos, de manera que los designados queden libres de vínculos cuestionables con los mandatorios de los gobiernos locales y/o con alguna fuerza política.

De ahí que, por tanto, para comprender en toda su complejidad y amplitud la razón y el alcance de la modificación constitucional que entró en vigor en febrero pasado, resulte necesario tener en cuenta la situación política y los señalamientos desde los que partió la reforma.

Desde esta perspectiva, no cabe sino aprender de los vicios y malas prácticas que llevaron a la importante modificación que se ha venido comentando. El marco legal ya cambió, sigue que el comportamiento de todos los actores políticos, sociales, económicos y las autoridades se ajuste a las nuevas disposiciones. Veremos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*