Sobre y sub representación a en los Congresos locales

Sobre y sub representación a en los Congresos locales
10 noviembre, 2014 Strategia Electoral

Sobre y sub representación a en los Congresos locales

10 noviembre, 2014

A partir de la reforma política-electoral de 2014, el artículo 116 constitucional estableció que “En ningún caso, un partido político podrá contar con un número de diputados por ambos principios que representen un porcentaje del total de la legislatura que exceda en ocho puntos su porcentaje de votación emitida… Asimismo, en la integración de la legislatura, el porcentaje de representación de un partido político no podrá ser menor al porcentaje de votación que hubiere recibido menos ocho puntos porcentuales”.

A partir de ello, en el SUP-REC-892/2014 se impugnó la integración del Congreso del Estado de Nayarit, ya que el Partido Revolucionario Institucional se encontraba sobrerepresentado.

En el contexto, se debe considerar que Nayarit tuvo elecciones para elegir integrantes de sus ayuntamientos y diputados locales en 2014, por lo que no le resultaba aplicable las reformas constitucionales y legales aprobadas y publicadas en febrero y mayo de 2014, respectivamente.

La tesis central de la sentencia del Tribunal Electoral señala que los límites a la sobre y sub representación previstos en el artículo 116, fracción II, párrafo tercero, de la Constitución resultan de aplicación obligatoria y directa para la asignación de diputados de representación proporcional, sin que ello genere una situación de incertidumbre, y sin que sea aplicable el límite previsto en el artículo 105 constitucional para las modificaciones a las normas electorales, por tratarse de una reforma constitucional que constituye una base general que debe ser verificada por las autoridades electorales al momento de aplicar las reglas previstas para la asignación de diputados por el principio de representación proporcional, lo cual no implica una alteración o modificación sustancial a las reglas del sistema diseñado por las legislaturas locales para la asignación de diputados de representación proporcional, en tanto que se circunscribe a establecer límites a la sobre y sub representación atendiendo a la finalidad del principio de representación proporcional, definida previamente en la propia Constitución.

En ese sentido, el Tribunal Electoral revocó la designación de diputaciones realizada por la autoridad electoral local, y en plenitud de jurisdicción aplicó la fórmula de representación proporcional a efecto de realizar una nueva asignación de diputaciones por el principio de representación proporcional, para que con base en ella, la autoridad electoral local determine a los candidatos y las candidatas que corresponde ocupar una diputación de representación proporcional y entregue las constancias respectivas. Las consideraciones que llevaron a tal determinación fueron:

• La voluntad expresa del Constituyente Permanente, definida en el régimen transitorio contenido en el Decreto de reforma constitucional en materia política-electoral, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de febrero de 2014, fue distinguir el inicio de vigencia de dos porciones normativas del artículo 116 constitucional: en lo inmediato por lo que respecta a la fracción II, párrafo tercero, y diferida condicionadamente a la entrada en vigor de las mencionadas leyes generales, en cuanto a la fracción IV de ese artículo, con la regla especial del comienzo de la vigencia de esa misma fracción, para el caso de las entidades con proceso electoral desarrollado en 2014, entre ellas, Nayarit, hasta que concluyan los comicios respectivos.
• Al no existir mayores elementos en el proceso legislativo que siguió la reforma constitucional, relacionados con alguna modificación, adición, o supresión del régimen transitorio, la Sala Superior consideró que su aplicación e interpretación debe hacerse en los términos en que fue elaborado desde su origen por la Cámara de Senadores del Congreso de la Unión, es decir, diferenciado la entrada en vigencia de las fracciones II y IV del artículo 116 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
• En el caso sí existían las condiciones jurídicas para aplicar de manera directa los límites de representación (sub y sobre) previstos en el artículo 116, fracción II, tercer párrafo, de la Constitución, sin afectar el principio de certeza, porque para ello no es necesario modificar las reglas previstas en las legislaciones electorales locales para la asignación de diputados por el principio de representación proporcional, sino que se requiere verificar en cada una de las etapas del sistema de asignación establecidas en la ley, que no se rebase el porcentaje de sobre o sub representación previsto por el Poder Reformador de la Constitución, por lo que no resulta aplicable el plazo previsto en la fracción II, penúltimo párrafo del artículo 105, fracción II, penúltimo párrafo de la Constitución.
• Conforme con los principios de certeza y legalidad, los procesos comiciales deben encontrarse regidos por leyes generales, abstractas, impersonales, expedidas con anterioridad al inicio del correspondiente proceso, cuyas hipótesis normativas y consecuencias jurídicas deben ser claras y precisas, pues sólo de esta manera, tanto los contendientes como la ciudadanía pueden tener un conocimiento previo y completo de las reglas que informarán a la elección en cuestión.
• La normativa constitucional y legal del Estado de Nayarit, vigente al inicio del proceso electoral en esa entidad federativa, no contempla una base que regule el límite de sobre-representación de los partidos políticos en la integración del Congreso local.
• En cuanto a la sobre-representación en la integración de la Legislatura del Estado de Nayarit, si bien la Constitución local y la ley electoral de la entidad federativa señalan categóricamente que ningún partido político podrá contar con más de dieciocho diputados por ambos principios y dicha norma pudiera en algunos casos, servir de contención a la sobre-representación de algún partido político en el Congreso local, lo cierto es que sólo la evita en menor medida, pues la regla no está construida sobre la base del porcentaje de votación obtenida, frente a el porcentaje de curules a ocupar, sino sobre la cifra determinada que corresponde al número de distritos electorales del estado (máximo de dieciocho diputados por ambos principios) que, en los hechos, podría traducirse en márgenes de sobre-representación superiores a los previstos en el tercer párrafo de la fracción II del artículo 116 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como sucede en el caso, en que la coalición Por el Bien de Nayarit obtuvo un porcentaje del 43.49% de la votación emitida y, al final de la asignación de diputados por el principio de representación proporcional resultó con un total de dieciocho diputados por ambos principios, lo cual representa el 60% de la integración de la Legislatura local que cuenta con treinta diputados por ambos principios, es decir, el margen de sobrerrepresentación en el caso fue de 16.51%.
• Por tanto, se consideró que se deben aplicar los límites de representación previstos en la fracción II del artículo 116 de la Constitución, al momento de llevar acabo la asignación de diputados de representación proporcional de Nayarit, lo cual no requiere modificar la normativa. Para ello, es necesario que en cada etapa se verifique la observancia de los límites y en caso de que alguno de los partidos rebase el límite de sobre-representación se excluya, para que los partidos sub-representados continúen en la asignación, hasta agotar el número de curules, tal como sucede, por ejemplo, con la exclusión del partido que haya llegado al tope máximo de diputados.

Publicado por:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*