La casilla única: reto para las instituciones

La casilla única: reto para las instituciones
18 diciembre, 2015 Strategia Electoral

Pedro Zamudio Godínez[i]

La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), novísimo producto de la Reforma Electoral 2014, contiene disposiciones de orden público aplicables en todo el país y relativas a las elecciones de distintos niveles de gobierno. Con esta ley se norma la función estatal de preparar, organizar y conducir las elecciones mediante las cuales se habrán de renovar los Poderes Ejecutivos y Legislativo federales y estatales, así como los Ayuntamientos y las autoridades Delegacionales en el DF; de este modo la LGIPE establece la distribución de competencias entre el Instituto Nacional Electoral (INE) y los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE).

Son atribuciones del INE, en todos los procesos electorales (tanto federales como locales), entre otras: las relativas a la capacitación electoral, la ubicación de las casillas y la designación de los funcionarios de sus mesas directivas, por lo que en aquellas entidades en las que elecciones locales coinciden con las federales, a partir de este 2015 deberá instalarse lo que se ha denominado como “Casilla Única”, en la que ciudadanos seleccionados y capacitados por el INE, habrán de recibir y contar los votos de sus vecinos en las elecciones tanto federales como estatales.

Uno de los desafíos que presenta esta novedad en la organización electoral consiste en la instrumentación legal de la casilla única; este modelo permitirá que en elecciones concurrentes, en las que se elijan cargos tanto federales como locales, el ciudadano pueda ejercer su voto en un mismo lugar, atendido por una sola mesa directiva de casilla; con esto se busca ofrecer a todos los participantes en el proceso electoral los mismos estándares de eficiencia, calidad y confiabilidad en los procedimientos y los resultados.

Debe señalarse que la instalación de lo que ahora se denomina “casilla única” no es una práctica inédita, pues en su momento el Instituto Federal Electoral convino con diversos organismos estatales, mecanismos similares de apoyo y colaboración interinstitucionales en algunas elecciones coincidentes con la federal. De la experiencia derivada de tales acuerdos, resultan indudables las ventajas funcionales de la casilla única, mas no se deben soslayar las dificultades y los desafíos que representa la articulación de un esquema de coordinación uniforme en las 17 entidades federativas que celebrarán elecciones locales en 2015.

La casilla única que ha operado en diversos procesos ha obedecido fundamentalmente al interés de la institución federal y de algunos órganos estatales de optimizar y coordinar el desarrollo de actividades y procedimientos en las etapas de preparación de la elección y la Jornada Electoral, garantizar conjuntamente que el elector emita su voto con seguridad, en secreto y en libertad, y propiciar ahorros en la logística electoral.

Con las variantes derivadas de las distintas legislaciones federales y estatales, la implementación del modelo de casilla única ha sido acordada mediante la suscripción de instrumentos legales de colaboración con los siguientes organismos electorales: Guanajuato, para las elecciones de 1996-1997, 1999-2000 y 2008-2009; Jalisco: 2002-2003; Nuevo León y San Luis Potosí: 1996-1997; y Colima desde 1991.[i]

Por este último dato es que debemos considerar a Colima como un referente indispensable en la aplicación de esta nueva disposición, pues desde 1991, el IFE y el Instituto Electoral del Estado de Colima (IEEC) establecieron mecanismos de coordinación que incluían la instalación de una sola casilla para la recepción del voto de todas las elecciones, así a través de 8 procesos electorales federales y estatales concurrentes se ha implementado un modelo propio, con algunas modificaciones paulatinas. Cabe señalar que esto se logró aún con las reformas legislativas que se sucedieron en los ámbitos federal y estatal en los últimos veinticuatro años.

Ahora son responsabilidades directas del Instituto Nacional Electoral: la ubicación de las casillas, la integración de sus mesas directivas y la capacitación de sus funcionarios tanto para los procesos electorales federales como para los locales, cuando se trate de elecciones concurrentes; por otra parte, corresponde a los Organismos Públicos Locales (OPL) aplicar las disposiciones generales, reglas, lineamientos, criterios y formatos que establezca el INE en ejercicio de las facultades que se le confieren en la Constitución.

Esta nueva obligación de coordinación interinstitucional precisará, desde mi punto de vista, de mucha disposición para el trabajo y de mucha creatividad, ambas condiciones serán necesarias para resolver las situaciones que se han de enfrentar. A continuación señalo algunas actividades que considero presentarán retos para las instituciones que deben asegurarse de que las casillas únicas funcionen adecuadamente el domingo 7 de junio de este año.

  1. Ubicación de casillas. La atribución de realizar los procedimientos para identificar los lugares que, cumpliendo los requisitos de ley, habrán de ser aprobados para la instalación de las casillas en las entidades con elección local concurrente con la federal es del Instituto Nacional Electoral a través de sus Juntas y Consejos Distritales; en tales actividades resulta indispensable que los órganos correspondientes de los OPL acompañen al INE en la actividad, presentando las observaciones que a su juicio sean necesarias para asegurarse de que los lugares elegidos cumplan con los requisitos legales aplicables, por ello será indispensable que los órganos del INE valoren a detalle las observaciones recibidas.
  1. Capacitación y asistencia electoral. El 7 de junio de 2015 habrán de aplicarse en las casillas únicas, normativas distintas para el conteo y la clasificación de los votos, dado que tales actividades se ajustan a lo dispuesto por las leyes nacional y estatal correspondiente, adicionemos a esto que en cada entidad se pueden presentar distintas combinaciones de coaliciones partidarias que impliquen que, por ejemplo, los votos marcados para dos partidos políticos coaligados en la elección federal sean votos válidos, y la misma combinación de marcas en la boleta de la elección local ocasione que sea considerado como voto nulo, y viceversa; por ello el reto de una esmerada y adecuada capacitación de los funcionarios de la Mesa Directiva de Casilla Única (MDCU) resulta una tarea fundamental en el proceso en marcha.

iii. Entrega de materiales a presidentes de casilla. Con un mismo equipo de Capacitadores Asistentes Electorales, el INE y los OPL deberán hacer llegar la documentación y materiales que se usarán en la casilla a los presidentes de la MDCU, y en esto habrá que coordinarse interinstitucionalmente de manera muy adecuada y precisa pues dichas entregas se hacen en plazos legales perentorios y con procedimientos muy específicos para garantizar la integridad y la seguridad del material, por lo que no pueden ni retrasarse ni interrumpirse.

  1. Recopilación de paquetes electorales. Un rubro más que es necesario resaltar es el correspondiente a la recopilación de los paquetes electorales al término de la Jornada Electoral, y su traslado a las sedes tanto de los Consejos Distritales Federales, como a los respectivos Consejos Estatales. Así que resulta de vital importancia la coordinación entre ambas instituciones para establecer los flujos de traslado de la paquetería electoral a la sede del Consejo correspondiente en aras de desarrollar óptima y oportunamente las acciones que mandata la ley, entre las que destaca la operación de los respectivos Programas de Resultados Electorales Preliminares (PREP) correspondientes.

No quiero cerrar este texto sin destacar que como el título lo indica, considero a la Casilla Única como un reto para las instituciones, pero también como una oportunidad para la sociedad; creo que representará ventajas para el electorado e incluso se prevé una disminución en el ejercicio de los recursos públicos destinados a la organización de las elecciones en México, dejemos al tiempo la evaluación y hagámosla con los datos duros que arroje esta experiencia.

                                               Sigue a Pedro Zamudio en @CP_IEEM_MX

[i] Servidor electoral mexicano desde el siglo pasado, actualmente tiene el cargo de Consejero Presidente del Instituto Electoral del Estado de México.
[i] “MODELO DE CASILLA ÚNICA DEL INSTITUTO NACIONAL ELECTORAL PARA LAS ELECCIONES CONCURRENTES 2015” Instituto Nacional Electoral. 2014. Consultado en http://www.ine.mx/archivos3/portal/historico/recursos/IFE-v2/DS/DS-CG/DS-SesionesCG/CG-acuerdos/2014/Agosto/CGex201408-13/CGex201408-13_ap_6_a1.pdf

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*