Apuesta por una cultura democrática

Apuesta por una cultura democrática
20 septiembre, 2016 Pluralismo Democrático

Apuesta por una cultura democrática

20 septiembre, 2016

Por. Claudia Y. Hernández

@ClaudiaYazminHe

Si bien se ha discutido en diversos textos la necesidad de forjar o reforzar la cultura democrática, considero el tema debe partir de una firme exigencia de la sociedad mexicana por una verdadera democracia, teniendo en consideración lo que señala Norberto Bobbio; “La democracia perfecta no puede existir, o de hecho no ha existido nunca.”, para lo cual el mismo Bobbio señala dos razones que sustentan su postura; la primera es por la tensión existente entre los valores primordiales en los cuales se funda la libertad y la igualdad, y la segunda por la dificultad que se presenta para aproximarse ideal-límite del individuo racional.

En ese sentido, no debemos apostar por una democracia perfecta, pero si por una democracia que refuerce la libertad de elegir, participar y rendir cuentas, de manera que a través del Estado de Derecho se amplíen las oportunidades y opciones que tiene la ciudadanía de incidir en el ejercicio de la función pública, para que poco a poco forjemos una cultura democrática en la que prevalezcan las libertades.

La democracia no se limita a solo ser participe en las jornadas electorales, va más allá de emitir el sufragio. El primer paso es comenzar por lograr y consolidar una democracia participativa, acorde con un sistema político democrático, que busque mantener de manera constante canales de participación ciudadana con miras a incluir a todos los sectores de la sociedad, incluyendo a los nuevos actores como lo son los ciudadanos apartidistas y críticos del sistema político democrático actual.

El objetivo debe ser promover el involucramiento ciudadano en la vida pública, convertirnos todos en sujetos activos en la toma de decisiones de nuestro país.

Las instituciones de nuestro país se encuentran deslegitimadas, reconozco que no es fácil recuperar la confianza en nuestros gobernantes, su actuación no contribuye a ello, sin embargo, no la solución tampoco es desapegarnos del ejercicio de gobierno y darle a la clase política y gobernante un cheque en blanco.

Por ello, considero que es tiempo de reconstruir (si es que alguna lo hubo) las bases de una cultura democrática, la cual debe partir del respeto hacia los derechos de los otros, la libertad de expresión, de pensamiento y de creencia.

Desde mi perspectiva es necesario hacer que los jóvenes vuelvan a interesarse en la política y por ende, en la democracia ante el panorama poco alentador en estos tiempos.

Generaciones han luchado por consagrar los derechos político-electorales de las y los ciudadanos de esté país, por hacer realidad el voto de la mujer y por acrecentar la participación activa de las mujeres en los cargos de elección ya sea por el sistema político o por el sistema normativo interno, a las actuales y futuras generaciones nos queda no solo preservar estos logros sino también luchar por conseguir nuevos como el crear una sociedad incluyente, sustentada en los valores democráticos.

Valdría la pena preguntarse; ¿De qué nos ha servido desconfiar de la democracia y no ser partícipes de ella?

 

Claudia Hernández es licenciada en Derecho por la UTEL University. Trabajando e investigando temas relacionados con; participación ciudadana, Gobierno Abierto, elecciones y partidos políticos.

 


Bobbio, N., Teoria generale della politica, Turín, Einaudi, 1999, p. 375

Córdoba V., Lorenzo. La democracia ideal en el pensamiento de Norberto Bobbio y las democracias reales en América Latina, UNAM, México, p. 55-56.

Publicado por:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*