Veda electoral

Veda electoral
26 junio, 2018 Strategia Electoral

El próximo 27 de junio concluyen las campañas electorales en el país, tanto federales como locales. Esto implica que el 28 de junio entraremos a la etapa de veda electoral.

¿Qué es la veda electoral?

 

La veda electoral es un periodo de reflexión para la ciudadanía previo a la emisión de su voto, a fin de generar las condiciones necesarias para que el electorado procese la información recibida durante las campañas electorales. Es para que los ciudadanos reflexionen el sentido de su voto.

Este periodo tiene la finalidad de prevenir actos que pudieran ser contrarios a la legislación electoral en fechas muy próximas a los comicios, y con ello causar un daño irreparable a los principios de las elecciones, pues, dados los tiempos, no serían eficaces las medidas cautelares y demás medios de control previstos legalmente.

¿Qué se puede hacer y qué no se puede hacer?

 

Durante este tiempo existe una prohibición absoluta a las reuniones o actos públicos de campaña, así como la difusión de propaganda electoral.

De forma que, la realización y/o difusión de reuniones o actos públicos de campaña, de propaganda o de proselitismo electorales, quedan prohibidos durante este periodo, por ejemplo:

  1. La propaganda en radio y televisión, los cine minutos, los encartes, las inserciones pagadas.
  2. La propaganda colocada en la vía pública, como espectaculares, lonas, vallas o bardas.
  3. La publicación o difusión, por cualquier medio de comunicación, de los resultados de las encuestas o sondeos de opinión que den a conocer preferencias electorales.

A pesar de la prohibición, la legislación obliga a los partidos a retirar la propaganda en vía pública a más tardar siete días después de la jornada electoral, salvo aquella que se encuentre en un radio de cincuenta metros de alguna casilla, que debe retirarse antes del inicio de la elección.

Por otro lado, en el caso de las encuestas o sondeos de opinión, la prohibición fenece al cerrar la totalidad de las casillas del país, que, considerando los distintos husos horarios, debe ocurrir a las ocho de la noche (centro de México) del día de la elección.

¿Qué ocurre con las redes sociales?

 

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ha emitido diversos criterios en los que analizó el alcance que tiene el ejercicio de este derecho humano, aplicado al uso de redes sociales.

Ante ello, han surgido pronunciamientos en los que se determinó que la prohibición de difundir propaganda electoral por cualquier medio durante la veda electoral, abarca, entre otros aspectos, los mensajes que publican candidatos y candidatas a través de las redes sociales.

Sin embargo, la Sala Superior determinó que, para el caso de personas públicas, que publiquen mensajes en redes sociales a favor de un partido político, candidaturas o plataforma ideológica, es un aspecto que goza de una presunción de espontaneidad, propio de las redes sociales.

Aún así, la autoridad deberá realizar un análisis riguroso de cada mensaje denunciado en lo individual y adminiculadamente, tomando en cuenta el contexto de su difusión. Solo de esta manera podrá identificar si existen elementos comunes entre sí que permitan desvirtuar la citada presunción en la emisión de los mensajes y, por ende, determinar si se actualizó alguna infracción a las prohibiciones legales.

Es decir, en caso de encontrarse sistematicidad en la difusión y similitudes en el mensaje se elimina la presunción de espontaneidad y se puede ser sujeto de una sanción.

¿Qué elementos es necesario valorar para actualizar una infracción a las prohibiciones durante la veda?

 

Para tener actualizada una vulneración a las prohibiciones de realizar actos de proselitismo o de difundir propaganda electoral durante la veda electoral, deben presentarse los siguientes elementos:

 

  • Que la conducta se realice el día de la jornada electoral y/o los tres días anteriores a la misma.
  • Que la conducta consista en la realización de reuniones o actos públicos de campaña, así como la difusión de propaganda electoral.
  • Que la conducta sea realizada por partidos políticos (a través de sus dirigentes o militantes, candidatos y/o simpatizantes) ciudadanos que mantienen una preferencia por un partido político, sin tener vínculo directo (formal o material) con aquél, siempre que exista una expresión voluntaria y reiterada de tal afinidad y un deseo de colaboración con los fines e intereses del partido político manifestado en conductas concretas, reiteradas o planificadas.

 

Ver: Jurisprudencia 42/2016

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*