Capital humano en los OPLE

Capital humano en los OPLE
12 julio, 2019 Strategia Electoral

Capital humano en los OPLE

Aunque en esta LXIV Legislatura se han introducido más de un centenar de propuestas de reforma en materia electoral, la que más revuelo causó en las últimas semanas fue la presentada por el diputado Sergio Gutiérrez Luna en la cual propone, entre otros aspectos, centralizar la función electoral en el Instituto Nacional Electoral y consecuentemente extinguir los 32 Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE).

Uno de los efectos que provocó dicha propuesta fue que muchas y muchos voltearan a ver con atención y detenimiento el quehacer, los resultados y las características de estas instituciones y si algo ha quedado claro después de este ejercicio de atenta revisión, son las profundas asimetrías que existen entre unos y otros institutos estatales electorales.

Empezaríamos por la más notoria, las diferencias presupuestales. Del total de recursos asignados a las autoridades administrativas electorales estatales para 2019 ($4,574,251,172.20), los OPLE de Ciudad de México, Estado de México, Veracruz, Tamaulipas y Baja California representan el 50% de dicho presupuesto.[1]

Dentro de la misma revisión presupuestal, también se evidenció la disparidad entre recursos otorgados a partidos políticos en cada entidad y el recurso operativo con el que contaba cada OPLE. En 17 de las 32 entidades, los partidos políticos reciben más recursos que los institutos electorales locales, siendo el caso de Puebla el que presenta la mayor disparidad pues del total del presupuesto asignado al Instituto Electoral del Estado (IEE) por el Congreso local el 82% son prerrogativas y el 18% restante corresponde a la asignación operativa del IEE.

En este punto vale la pena destacar que otro aspecto que se visibilizó es que la vocación innovadora no está asociada únicamente a la capacidad financiera de cada institución, pues podemos encontrar ejemplos de buenas prácticas en varios de ellos.

Continuando con esta revisión, decidimos conocer más sobre las personas que conforman cada uno de estos OPLE. Con base en las respuestas obtenidas vía solicitudes de transparencia nos encontramos que, a la fecha, en estas 32 instituciones laboran alrededor de 7,000 personas tanto de forma permanente como eventual. De forma similar a lo que sucede con el presupuesto, cinco OPLE concentran poco más de la mitad del total de personas trabajando en estos institutos, a saber: Tamaulipas, Ciudad de México, Baja California, Estado de México y Durango.[2]

Personal en los OPLE

Entidad federativa Permanente Eventual Proceso Electoral 2018-2019 Total
Tamaulipas 130 988 1,118
Ciudad de México 649 296 945
Baja California 100 319 118 537
Estado de México 372 115 487
Durango 71 391 462
Quintana Roo 123 311 434
Veracruz 268 6 274
Nuevo León 184 46 230
Guanajuato 153 50 203
Tabasco 164 0 164
Chiapas 154 9 163
Puebla 54 107 161
Guerrero 156 3 159
Campeche 134 17 151
Yucatán 138 10 148
Hidalgo No especifica 146
Coahuila 113 18 131
Michoacán 81 29 110
Oaxaca 90 20 110
Chihuahua 36 69 105
Zacatecas 102 1 103
San Luis Potosí 81 8 89
Baja California Sur 64 19 83
Sinaloa 67 16 83
Aguascalientes 43 35 78
Morelos 33 37 70
Querétaro 53 12 65
Colima 37 15 52
Nayarit 23 29 52
Tlaxcala 51 0 51
Subtotales 3,724 556   6,964
Jalisco No hubo respuesta 0
Sonora No hubo respuesta 0

 

Con respecto a la proporción entre hombres y mujeres que laboran en los OPLE, nos encontramos con que, a diferencia de otras ramas de la función gubernamental, en las autoridades administrativas electorales la distribución de hombres y mujeres es, en términos generales, casi paritaria. Los casos que resultan llamativos por la elevada presencia de mujeres son los de Colima y Guanajuato con 71 y 60 % respectivamente; y en sentido contrario los casos de Estado de México, Oaxaca, Zacatecas y Chiapas donde la presencia de mujeres no llega al 40 %.

 

Personal en los OPLE
Entidad federativa Mujeres Hombres Total Proporción de mujeres
Colima 37 15 52 71%
Guanajuato 121 82 203 60%
Morelos 37 33 70 53%
Coahuila 66 65 131 50%
Durango 232 230 462 50%
Tamaulipas 544 574 1118 49%
Yucatán 72 76 148 49%
Quintana Roo* 216 237 453 48%
Chihuahua 50 55 105 48%
Michoacán 52 58 110 47%
Veracruz 129 145 274 47%
Baja California Sur 39 44 83 47%
Sinaloa 39 44 83 47%
Hidalgo 67 79 146 46%
Puebla 72 89 161 45%
Tabasco 73 91 164 45%
Baja California 239 298 537 45%
Nayarit 23 29 52 44%
Aguascalientes 34 44 78 44%
Querétaro 28 37 65 43%
Guerrero 68 91 159 43%
San Luis Potosí 38 51 89 43%
Ciudad de México 402 543 945 43%
Campeche 64 87 151 42%
Tlaxcala 21 30 51 41%
Nuevo León 94 136 230 41%
Estado de México 188 299 487 39%
Oaxaca 42 68 110 38%
Zacatecas 39 64 103 38%
Chiapas 60 103 163 37%
Subtotales 3,186 3,797 6,983
Jalisco No hubo respuesta 0
Sonora No hubo respuesta 0

 

Aunque varias de las personas que actualmente laboran en estas instituciones apenas llevan unos meses haciéndolo (principalmente en las entidades donde hubo elecciones este año), lo cierto es que en muchas de estas instituciones también hay personas que han colaborado en ellas desde que estas fueron creadas −hace poco más de 25 años−, por lo que, en caso de concretarse la propuesta de centralizar la función electoral en una sola institución, sería deseable desarrollar los mecanismos para no perder el conocimiento y experiencia institucional acumulado por sus actuales funcionarios e idealmente, también para mitigar el impacto que tendría en las familias la eventual salida de quienes actualmente las conforman.

[1] Vale la pena aclarar que en Baja California y Tamaulipas hubo elecciones en este 2019.

[2] Nuevamente hay que señalar que en Baja California, Durango y Tamaulipas tuvieron elecciones en 2019.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*